Autores

¿Cómo aprender de una entrevista en la que no me seleccionaron?

lenguaje-corporal-entrevista-de-trabajo.jpg

Muchos profesionales no son seleccionados después de presentarse en una entrevista por múltiples razones. Pero lo más importante es aprender de los errores y tener en cuenta las razones por la cuales no son seleccionados.
En primer lugar, se debe saber que la empatía que se tiene con el entrevistador es muy importante para el buen desarrollo de la entrevista. Para darse cuenta si hubo una impresión positiva o negativa, hay varios factores que se pueden analizar. Por ejemplo, la duración de la entrevista, las preguntas que se hicieron, los temas de conversación que se tocaron y el comportamiento del entrevistador. Si no hubo buena energía durante la entrevista, lo más probable es que no quedes seleccionado.
Por esto, es muy importante no llevar las cosas a un extremo. Esto quiere decir que el entrevistado no debe esforzarse para caer bien y tampoco debe ser muy serio, porque esto puede causar mensajes erróneos entre ambas partes. La actitud perfecta para sorprender al entrevistador es presentarse como alguien amigable, profesional y confiable.
Además, hay que tener en cuenta que la preparación es muy importante a la hora de ser entrevistado. Para cualquier empresa es fundamental que sus futuros empleados tengan el conocimiento suficiente sobre el puesto que van a desempeñar, la industria, la historia y el contexto en el que se encuentra la compañía. Si hubo algún error por falta de información, esto se debe corregir para la próxima entrevista.
Hay tres factores muy importantes que se deberían saber antes de llegar a una entrevista. En primer lugar, es fundamental conocer todo sobre la empresa a la que se aplicó. En segundo lugar, es aconsejable investigar un poco sobre la persona que va a entrevistar, quién es y qué papel tiene dentro de su compañía. Por último, es necesario entender los conocimientos técnicos y tener muy claro cuáles serían las funciones dentro de la empresa para resaltar las fortalezas con las que se desempeñaría la vacante. Todo esto dará resultados positivos y dejará una buena impresión de parte del entrevistado.
Hoy en día las personas encargadas de los procesos de selección están más interesadas en saber qué valor agregado le ha dado el aspirante a la empresa donde trabajó o qué logros tuvo en su cargo. Durante el tiempo de la entrevista habrá preguntas personales y profesionales. Es normal que el entrevistador quiera conocer las facetas de la persona. A nivel laboral es recomendable hablar sobre los logros que se han alcanzado en el trabajo anterior, los retos que se han tenido y como se han logrado superar. Si se tiene ejemplos específicos o pruebas de esto, sería un plus mostrárselo al entrevistador.
Igualmente, el entrevistador puede hacer preguntas sobre la vida personal y las respuestas deben ser sinceras, sin contar detalles ni profundizar en la intimidad con información que no aportará valor a la entrevista. El 100% del tiempo se debe tener una actitud profesional, asumiendo el rol desde el primer momento.
Si es necesario recibir una retroalimentación, después de la entrevista se puede contactar con la empresa y preguntar por qué motivos no se logró cumplir con las expectativas del entrevistador, las empresas están en la obligación de responder las dudas que haya. Si hay un head hunter de por medio en todo el proceso de selección es más fácil obtener el feedback de la empresa.
Por último, para saber qué tan exitosa fue la entrevista, es importante estar atento a todas las señales que haya durante la conversación y estar atento a todas las recomendaciones que se hicieron anteriormente. Ir preparado, conocer sobre el entorno de la compañía y ser amable serán los factores clave para lograr éxito y recordación con los entrevistadores.