Autores

¿Cómo tratar con empleados difíciles? 

00448_Digital_RGB.jpg

Con nuestros compañeros de trabajo pasamos tanto tiempo que compartimos con ellos muchos momentos y experiencias en nuestro día a día, por lo que necesitamos un ambiente laboral amable para sobrellevar la carga del día a día junto a ellos. En ocasiones este ambiente no se cumple por algún empleado que tiene actitudes difíciles con sus compañeros, con su trabajo o con sus líderes; esto redunda en un ambiente laboral incómodo para todos. Para tener el control en estas situaciones, como líder puedes seguir los siguientes pasos:

1. Identifica el problema y organiza un plan de acción.
Las actitudes difíciles pueden tener diferentes causas, ya sea la incomodidad del empleado frente a las condiciones laborales, problemas personales o reacciones a estímulos externos, cada caso debe tener un manejo diferente. Por eso, es importante que hables con el empleado en cuestión e identifiques cuál puede ser el causante de su actitud. Sin embargo, como líder, es necesario que tú propongas los términos de un plan de mejora en cuanto a tiempos, resultados esperados y herramientas para lograrlo.

2.Dialoga el plan de acción con la persona implicada.
Una vez tienes clara la causa del problema y los términos del plan de mejora, es necesario que dialogues esto con el empleado en cuestión. Una actitud conciliadora y paciente logrará que se pongan de acuerdo en el plan de acción, que ambos estén de acuerdo en las acciones que se deben mejorar, en la manera en la que se evidenciará esta mejora y en el plazo máximo de cumplimiento por parte del empleado. Es importante que dejes constancia de los acuerdos pactados para poder tener un compromiso certero y un seguimiento del cumplimiento.

3.Haz un seguimiento del plan de acción.
Los cambios no ocurren de la noche a la mañana, sin embargo es la suma de pequeños cambios la que produce un gran cambio. El seguimiento del proceso de mejora del empleado, prestar atención en si mejora su relación con el resto de sus compañeros y finalmente, percibir si cambia de a pocos el ambiente de trabajo; son acciones que cuentan como un avance por parte del empleado. También, estar disponible para ofrecerle ayuda y consejo es importante para apoyar su proceso.

4) Toma decisiones según el avance.
En el plan de acción que planeaste y pactaste con el empleado, habían unos compromisos por cumplir. Luego de hacer un seguimiento y apoyar el proceso del empleado, es importante tomar una decisión sobre si es un aporte en la empresa, si sus cualidades y habilidades son valiosas para el equipo y si ha demostrado interés en seguir en la compañía esforzándose por cambiar su actitud complicada. Al final, todos tenemos el chance de equivocarnos en algún momento, y sobre todo, la oportunidad para demostrar que lo podemos hacer mejor.