Autores

¿Cual es la mejor forma de prepararse para las preguntas sobre competencias durante una entrevista de trabajo? 

trou-cv-700x479-min.jpg  

Según tu currículum, tienes algunos puntos fuertes, un buen recorrido académico o experiencia profesional y potencial para destacar en tu próximo puesto de trabajo. Estos argumentos fueron suficientes para garantizar tu siguiente entrevista de trabajo, pero ahora la persona encargada de las contrataciones quiere comprobar si lo que dices es cierto. Y es aquí cuando surgen las preguntas sobre tus competencias.

¿En qué se diferencian las preguntas sobre competencias del resto de preguntas normales?
Entonces, ¿cuáles son las preguntas sobre competencias y en qué se diferencian del resto de las preguntas normales que no tratan de las competencias?
Estas últimas suelen ser más generales y se han diseñado para obtener una impresión global de ti y de cómo encajarías en una organización, por ejemplo: «¿Cómo te describirían tus compañeros de trabajo?» o «¿Qué crees que puedes aportar a la empresa?». Debes prepararte para este tipo de preguntas y practicar tus respuestas antes de la entrevista.

Por otro lado, las preguntas sobre competencias están diseñadas para comprobar habilidades concretas, por ejemplo: «Háblame de alguna ocasión en la que hayas trabajado bien en equipo» o «Cuéntame un caso en el que hayas resuelto un problema en el trabajo». Estas preguntas no están pensadas para echarte la zancadilla o librarse de ti. El entrevistador quiere estar seguro de que estás a la altura de lo que exige ese puesto de trabajo. Esto es algo que les interesa a los dos, después de todo, tú tampoco quieres sentirte abrumado en un puesto por encima de tus capacidades. Por lo tanto, cuando te estés preparando para hablar sobre tus competencias, es importante que respondas de forma honesta y ajustada a la realidad.
¿Cuáles son las competencias que debes demostrar?

A continuación puedes ver las competencias más valoradas por los encargados de las contrataciones. La importancia de cada una de ellas varía respecto al nivel de experiencia y el tipo de trabajo, y puede ser que el entrevistador se centre en algunas cualidades más que en otras. Por ejemplo, si te están entrevistando para un puesto de director de oficina, el entrevistador querrá saber si te organizas bien y si eres capaz de realizar múltiples tareas de administración, de modo que hará preguntas relacionadas con tus habilidades organizativas.
Por tu parte deberías tomar la iniciativa y usar tu experiencia en el puesto para evaluar qué habilidades son las más importantes. Recuerda que cada una de ellas será necesaria en mayor o menor medida para casi todos los trabajos, por lo que debes ser capaz de demostrar que las tienes todas.

1. Habilidades técnicas específicas

Empieza por identificar las principales habilidades que se necesitan para el puesto. Estas deberán ser habilidades que requieren algún grado de formación y aprendizaje, por ejemplo, Microsoft Excel o planificación de eventos. Te pedirán que des algún ejemplo de ocasiones en las que hayas usado estas habilidades, como el siguiente:

«¿Puedes decirme para qué has usado Microsoft Excel en tu trabajo anterior?».

Por lo tanto, sería buena idea destacar las habilidades técnicas clave que requiere este trabajo y preparar algún ejemplo de alguna ocasión en la que hayas demostrado estas habilidades a lo largo de tu carrera profesional. Si tienes una amplia experiencia en este campo, habla de los ejemplos más recientes.

2. Ser un jugador de equipo

Vamos ahora con las habilidades más generales, como tu capacidad de trabajar en equipo. Tanto si se trata de un equipo grande como pequeño, el encargado de contrataciones querrá asegurarse de que puedes establecer una sólida relación de trabajo con los demás, ya que esto es algo esencial para la productividad y para conseguir los objetivos de la empresa. Pueden hacerte preguntas como la siguiente para comprobar si trabajas bien en equipo:

«Descríbeme una ocasión en la que tú y tu equipo hayan trabajado juntos para conseguir un buen resultado».

Piensa en todas las ocasiones en las que hayas trabajado con otra gente para alcanzar un objetivo común. Tén preparados un par de ejemplos y céntrate en cómo habian colaborado y en las habilidades que aportaban cada uno.

3. Comunicación

Se trata, tanto  de colaborar con tus compañeros y proveedores como de establecer una relación con los clientes y los colaboradores internos, la habilidad para comunicarse de forma clara y efectiva con una gran variedad de personas distintas es esencial para cualquier trabajo. El encargado de contrataciones te preguntará cosas como:

«¿Podrías contarme algún caso en el que hayas establecido una  relación sólida profesional con alguien?».

Cuando respondas, asegúrate de mencionar cómo mantienes una relación abierta y comunicativa con esa persona usando tanto tu habilidad para escuchar como tu capacidad para expresarte con claridad.

4. Toma de decisiones

En casi todos los puestos, incluso los más básicos, se necesita demostrar que puedes tomar decisiones bien fundamentadas siguiendo tu propio juicio y basándote en tus conocimientos. Teniendo esto en cuenta, te puedes encontrar con preguntas como la siguiente:

«¿Puedes darme un ejemplo de la última vez que tomaste una decisión que tuvo un resultado positivo?».

Cuando hables del ejemplo que hayas elegido, asegúrate de explicar cómo llegaste a esa decisión, incluyendo cuestiones como plazos, presupuestos y prioridad de la tarea. También deberías hablar de los resultados.

5. Organización

Encontrar a alguien capaz de estar al tanto de todo y organizar sus propias tareas será otra de las claves para el encargado de contrataciones. Así que cabe esperar que te planteen alguna versión de la siguiente pregunta:

«¿Cómo organizas tus tareas de forma eficaz?»

Cada uno tiene su propia forma de llevar al día su trabajo y sus responsabilidades, asegurándose de cumplir los plazos y objetivos fijados. Quizás tengas una lista de tareas organizada por orden de prioridad, que vas revisando a lo largo del día y ordenándola de nuevo cuando es necesario. En cualquier caso, debes estar preparado para hablar sobre cómo te organizas y controlas tu volumen de trabajo.

6. Solución de problemas

Hay un dicho antiguo que dice que los jefes quieren personas que les den soluciones, no problemas. Y la verdad es que no puedo estar más de acuerdo. Los empleados que se crecen ante los retos y piensan en formas innovadoras de resolver un problema son los que lograrán conseguir buenos resultados tanto para ellos como para sus empresas. Por ese motivo tu entrevistador puede hacerte preguntas como esta:

«¿Cuál es el mayor reto al que te has enfrentado en tu trabajo?».

Haz memoria y prepárate para hablar de esa experiencia de forma positiva, haciendo hincapié en cómo resolviste el problema usando una forma de pensar original y una actitud de resolución de problemas.

Cada puesto de trabajo es un mundo, pero las seis competencias incluidas en esta lista anterior son una constante para cualquier encargado de contrataciones. Por lo tanto es importante que prepares unas historias verdaderas y claras que reflejen estas cualidades y que practiques hablando de ellas con confianza y concisión. Seguir estos consejos, en combinación con todas las demás cosas que hayas preparado para la ocasión, te dará la mejor oportunidad de realizar una entrevista de éxito.