Autores

10 puntos clave para la busqueda de un nuevo trabajo en el 2018 

00609_Digital_RGBsmall.jpg

  Compartimos 10 puntos clave para la búsqueda de un nuevo trabajo en el 2018. Desde Hays se han identificado algunos temas recurrentes entre los candidatos, que pueden llevar a fortalecer un proceso de búsqueda haciéndolo eficiente, enfocándolo a las posiciones a las que efectivamente pueden aplicar los candidatos. Un llamado a la realidad, a la evaluación de habilidades fuertes y blandas, y a definir qué especialidades tiene cada perfil, hacen parte de estas recomendaciones.
Las 10 recomendaciones están divididas en tres fases de la búsqueda: la preparación, el proceso y una vez se está en la nueva posición.


La preparación 
1- El principal: saber qué se quiere. Entender qué se quiere y cómo encaminar la carrera profesional es una de las prioridades para enfocar la búsqueda. Muchas veces los candidatos no saben dónde les gustaría estar, tanto en posiciones como en las áreas, lo que lleva a una búsqueda desorganizada. Plantearse un norte claro, y realista, es el primer paso.


2- Tener un panorama más claro permite especializar la búsqueda mucho más. Es más viable aplicar a lo que un candidato sabe que le gusta o donde ve una oportunidad afín a sus objetivos. Al enfocar mucho más la búsqueda se ahorra no solo tiempo, sino que se comienza a hacer un perfil de las necesidades del mercado y de las opciones que existen.


3- Llegar al trabajo ideal toma tiempo. Las posiciones ideales no aparecen de la noche a la mañana, por lo que hay que saberse vender y saber cómo mercadear su hoja de vida. Redes como LinkedIn, permiten el contacto que antes eran imposibles, que son fundamentales en procesos y que manejan posiciones o áreas que son del interés del candidato; por eso hay que generar relaciones clave, y el networking es una tarea clave. No hay que olvidar que buscar trabajo es un trabajo en sí, y encontrar lo que se quiere requiere de un esfuerzo adicional a solo abrir la hoja de vida hacia las compañías; hay que hacerlo, pero con un objetivo claro.


4- Hay que entrenarse. Es fundamental desarrollar las habilidades necesarias para llegar a la posición ideal. Muchas veces no existe el perfil perfecto, por eso hay que estudiar, capacitarse y actualizarse en los temas de interés necesarios para determinados cargos, con lo que se irá fortaleciendo el perfil de los candidatos, haciéndolo más atractivo para las compañías.


El proceso 
5- Es clave la preparación para la entrevista. Ya hay un proceso base de estudio y fortalecimiento de habilidades y un ejercicio de mercadeo del perfil. Ahora es importante conocer el contexto de la entrevista: qué conozco sobre la empresa, cómo se encuentra a nivel general el negocio, cómo es su estructura. Entre más información se pueda compilar, se puede dejar un mejor perfil durante la entrevista.


6- Una vez en la entrevista, es importante saber cómo venderse. Este es el momento en que se expone directamente el perfil de un candidato, en el que y se vende y mercadea directamente. Es clave tener claros los logros alcanzados, las responsabilidades, dónde se ha generado valor y cómo ha sido el rendimiento en temas de responsabilidad y cultura, pues ahora las habilidades fuertes y las blandas son evaluadas en conjunto y son tan importantes para los negocios.


7- Una vez alcanzada esta etapa, hay un elemento que es necesario entender: tener paciencia. Muchas veces el desespero y la ansiedad llevan a tomar decisiones apresuradas que lleven a malas decisiones; no hay que tomar las cosas porque si, es necesario ver qué hay más allá de la decisión final.


Una vez en la nueva posición 
8- Demostrar que efectivamente el perfil del candidato está hecho para esa posición ideal. Claramente al llegar a una posición que llena las expectativas, el rendimiento será mucho mayor. Hay que entrar a demostrar que las habilidades que tiene el perfil son las adecuadas, dando un poco más de sí mismo para que sea evidente el interés, reflejado siempre en la manera como se hacen las cosas, para poder demostrar que somos apropiados para el trabajo.


9- Esto nos lleva a un tema que suele ser difícil: la constancia. ¿Cómo generarla para darle continuidad a una buena labor impulsada por estar en una posición ideal? Hay dos elementos: primero, hay que seguir entrenando constantemente para mejorar, ir a la vanguardia de los temas que existen en determinada área, y segundo, manteniendo viva la pasión por lo que se hace.


10- Como último elemento, hay que desarrollar una gran tolerancia a la frustración. Hay puntos y variables que no se pueden controlar y hay que saber cómo manejarlas para seguir manteniendo el trabajo ideal y generar los resultados esperados. Variables como la relación con un jefe, temas de mercado, subidas o caídas de productos y servicios, temas políticos o políticas corporativas. Tener tolerancia a la frustración y generar adaptación a los cambios es clave, porque hasta en los mejores trabajos habrán momentos difíciles.