Autores

Para viajar, no siempre es necesario estudiar 

vai de ferias.jpg

A lo largo de mi carrera como head-hunter me he topado en muchas ocasiones con profesionales que invierten mucho dinero en posgrados tanto en Colombia como en el exterior buscando acelerar sus carreras o tener una transición laboral con resultados muy diferentes en ambos casos.

Siendo uno de los temas que más curiosidad me causa, encuentro realmente interesante poder compartirles mi experiencia respecto a la verdadera efectividad de estudiar un ciclo de estudios superior para el desarrollo del ejercicio profesional.

Para abordar este tema me parece oportuno hacer alusión al Índice Global de Habilidades de Hays 2015, donde identificamos como uno de los principales hallazgos que la flexibilidad laboral es una de las variables que genera mayor presión en el mercado de trabajo del país. Esto se traduce en que ante un proceso de selección, debido a que es muy costoso para los empleadores sumar nuevos trabajadores a su nómina, lo que prima es la experiencia previa.

La coyuntura obliga literalmente a las empresas a contratar al profesional que denominamos “plug & play”. De esta forma, las compañías ahorran dinero en formación y mitigan los riesgos de éxito del profesional en su nuevo rol porque la persona ya está lista para producir al mismo día siguiente de su contratación.

Teniendo en cuenta esta mención, es muy importante que a la hora de tomar una decisión respecto a los estudios superiores, uno tenga muy claro los objetivos de esta gran inversión, que hoy se ha vuelto aún más costosa (cuando es en el exterior) en pesos colombianos debido a la devaluación de la moneda.

Muchas veces al tomar una decisión sobre cómo invertir en educación se subestima la variable de: ¿para qué? Consecuentemente, el interrogante que nos debemos plantear es: ¿cuál es el retorno que espero?

Haciendo un paralelismo, en Europa es muy común y socialmente aceptado que un profesional luego de unos años de experiencia laboral se tome un “año sabático” con el fin de recorrer distintos rincones del mundo y utilizar este tiempo para pensar en cuáles serán los siguientes pasos de su carrera profesional.

En mi opinión, esta situación podría tener la misma lógica que si una persona colombiana decide viajar al exterior para estudiar un máster en una Escuela de Negocios con un prestigio relativamente mediocre con el único fin de pasar el que sería uno de los mejores años de su vida desde la óptica personal. La diferencia es que en Colombia hoy no está socialmente aceptado el “año sabático”, pero sí poder estudiar.

Volviendo a la anterior pregunta, en el extremo hay dos respuestas probables: una de ellas implica que soy una persona que me interesa aprender y desarrollarme personalmente, y la segunda es potenciar mi carrera profesional.

Si la respuesta es la primera de ellas, entonces seguramente cualquier tipo de posgrado me representará algún aporte, y claramente será una experiencia de vida muy valiosa para poder contarle a mis futuros hijos y nietos. Nunca una decisión de estudiar es una mala idea cuando se evalúa desde la óptica del desarrollo y crecimiento personal.

No obstante, si la respuesta es estudiar para potenciar mi carrera profesional, entonces tengo que ser muy selectivo en cuanto al curso que voy a elegir. En ese escenario, hay que ir cuidadoso y tomar una decisión racional.

En función de esto, a continuación les detallo algunas premisas para que puedan tener en cuenta:

· Un diplomado o una especialización, NO reemplaza la experiencia:
Cuando un aviso de empleo requiere determinada experiencia, esta no será validada en el mercado laboral por ningún tipo de posgrado.

Es muy común, por ejemplo, que en el área financiera se requiera el conocimiento de las NIIF, no obstante, si uno hace un posgrado en esta materia, ningún potencial empleador reconocerá esto como válido para acreditar que se tiene la habilidad. Cuando se requiere el conocimiento de las NIIF se solicita un profesional que ya haya trabajado o implementado las NIIF en una empresa anterior.

· Dominar un segundo idioma es el posgrado más valioso:
Teniendo en cuenta la apertura de Colombia al mundo y la posibilidad de trabajar en empresas multinacionales o multilatinas queriendo expandirse, el activo más valioso después del título de grado es dominar un segundo idioma. En la encuesta de tendencias del mercado laboral de Hays se puede ver que un 90% de los casos es el inglés.

Por tanto, si no lo domina, antes de iniciar cualquier tipo de posgrado la recomendación es aprender una segunda lengua.


· No es lo mismo hacer un posgrado en una universidad prestigiosa que en una que NO lo es:
El hecho de que existan muchos rankings de Escuelas de Negocios o universidades para estudios de posgrado no es casualidad, la universidad sí importa.

Cuanto más prestigiosa sea la entidad universitaria mayor será el número de puertas que se abrirán por solo poner ese título en mi hoja de vida. Esto es directamente proporcional.

Por este motivo, es muy importante tener en cuenta que si estoy contemplando realizar un posgrado en una universidad que no tiene prestigio, mi recomendación es irse por el “año sabático” o estudiar algún otro idioma. 

Como conclusión, hoy en día los empleados no necesitan un posgrado para tener una carrera profesional exitosa. No obstante, cualquier estudio de una u otra forma nos aportará a nuestra vida, pero siempre hay que tener muy claro los objetivos. Si voy a invertir una suma de dinero significativa, el esfuerzo debería tener el retorno esperado.