Autores

Preocupaciones o temores de los empleadores a la hora de contratar.

rs-et-internet-au-bureau-700x479-min.jpg

Encontrar a un nuevo empleado es un reto para las empresas. El proceso de selección contempla varios candidatos que son evaluados con diferentes pruebas para que demuestren sus habilidades para el cargo que ocuparían. Este proceso es muy importante, ya que las empresas tienen diferentes temores a la hora de contratar. Como candidatos a un nuevo cargo en una organización es importante tener en cuenta estos temores para presentarse como una certeza ante las dudas que los empleadores tienen y más si es una empresa a la que quieren hacer parte.

 

Juliana Bustamante, Team Manager de Hays Colombia, comenta que la contratación de un empleado es una apuesta organizacional a un nuevo integrante. Al contratar a un nuevo colaborador están a la espera de qué tanto va a aportar a la compañía según su papel para que la “apuesta” valga la pena. En este sentido, los empleadores tienen el temor de que el perfil que el candidato mostró durante las pruebas sea el mismo que se evidencie en el trabajo; tanto a nivel laboral con el cumplimiento de las tareas, como a nivel actitudinal con la adaptación al equipo de trabajo.

 

Teniendo en cuenta que últimamente hay una alta rotación laboral y que los empleados millenials no se quedan a largo plazo porque buscan nuevas experiencias laborales o la experiencia para iniciar un emprendimiento, otro de los temores más importantes a la hora de contratar: es que sea una contratación efectiva. Esto se refiere a que dure el tiempo suficiente para aportar resultados al equipo, con una duración aproximada en el cargo de 3 a 5 años, es decir que sea un talento valioso para la empresa y que tenga la disposición para crecer laboralmente allí mismo durante un buen tiempo.

 

Por otro lado, la adaptación a la empresa es otro tema al que temen los empleadores: ya que cuando un nuevo empleado ingresa se hace una inversión financiera y organizacional, así como de entrenamiento y de tiempo. Por eso, se espera que tanto el equipo como el nuevo colaborador se relacionen bien y encuentren rápidamente puntos en común para trabajar en conjunto. Si esta relación no fluye adecuadamente, el trabajo se puede ver afectado por falta de confianza o comunicación, por ejemplo.