Autores

Cinco consejos para aprender a trabajar bajo presión 

rischi correre nuovo lavoro img resized

Saber manejar la presión de las tareas de tu trabajo es una habilidad importante que no solo te hará más valioso para la empresa en la que trabajas, sino que te evitará el estrés excesivo por las tareas laborales. Sigue estos consejos para aprender a bajar la presión y aumentar la productividad:
1.Piensa en positivo.
Por más atareado que te sientas con tus tareas, labores o responsabilidades; es muy importante que mantengas una mentalidad positiva. Pensar en que las cosas se pueden hacer, mantener la mente abierta a nuevas posibilidades y sentirse bien en general en el trabajo, te ayudará a dar lo mejor de tí en tus responsabilidades.

2.Organízate
Si tienes más tareas de las que esperabas, organiza las tareas por prioridad y propón tiempos claros para cumplir las tareas. El orden y la planeación son las mejores herramientas para lidiar con la presión de los tiempos y el desarrollo de las tareas. Utilizar una agenda, apuntar en una libreta todo lo que llega o utilizar otras herramientas, te ayudarán a tener todo bajo control.

3.Comunícate con tu equipo.
En tu empresa debes tener un equipo de trabajo, en el que te puedes apoyar si es necesario. Lo más importante es comunicar qué tareas tienes, qué dudas tienes al respecto y cómo piensas que puedes organizar las entregas. Aunque tus compañeros no tengan el mismo rol, seguramente te podrán retroalimentar en tus apreciaciones y apoyar con consejos.

4. Aprender a decir que no.
Por más pendientes y tareas que lleguen, es importante que conozcas tu límite según tus capacidades y tiempos. En el momento que te comprometes con algo, es tu responsabilidad cumplir con ello; pero si negocias de antemano tu tarea y pones en claro cuándo puedes entregar, qué debes entregar y qué necesitas para poderlo hacer realidad tus responsabilidades serán más llevables.

5.Ten buenos hábitos de vida.
Dormir el tiempo necesario, alimentarte adecuadamente, tener tiempos de descanso son buenos hábitos de vida que te ayudan a mantenerte productivo en el trabajo. Si tú te sientes bien y estás saludable, tendrás la energía necesaria para todas las responsabilidades que debas cumplir.