4 tips para lograr una buena relación con tu jefe

4  tips para lograr una buena relación con tu jefe  

 

 

 

   

  

 

 

 

Para destacarse en un entorno laboral es muy importante tener una buena relación con el jefe: es quien da cuenta de los avances en las metas propuestas, quien acompaña el proceso de crecimiento profesional y quien hace que el día a día en el trabajo sea más amable que estresante. A seguir tips para tener una relación óptima con el jefe:

1) Tener una comunicación clara y fluida: A la hora de cumplir tareas propuestas, solucionar algunas dudas e incluso pedir permisos, es fundamental tener una comunicación transparente con el jefe. Es necesario acercarse a él con respeto y tranquilidad, comunicarse claramente y escuchar con atención. Esto ayudará a dar una imagen de colaborador confiable en el equipo y a solucionar más fácilmente las necesidades diarias de trabajo.


2) Ser cumplido y responsable: Un colaborador valioso es quien realiza todas sus tareas a tiempo de una manera correcta para evitar reprocesos y atento a las nuevas necesidades del equipo. Por esto, para tener una buena relación con el jefe es importante estar enfocado, ser ordenado en el trabajo, estar pendiente a las nuevas tareas que pueden llegar y entregar oportunamente las obligaciones.


3) Anteponerse a las necesidades: Ser proactivo en el trabajo y demostrar autonomía a la hora de solucionar problemas es una habilidad muy valorada por los jefes. Tener colaboradores que demuestren un interés por destacarse y hacer un poco más de lo que es requerido, hace que los jefes tengan interés en acompañar y guiar el desarrollo profesional.


4) Ser ordenado: El orden es fundamental para que el día a día sea productivo, para evidenciar el cumplimiento de tareas y evaluar el desempeño del colaborador. De esta manera como trabajador estarás más atento a oportunidades de mejora y tendrás una mayor visibilidad frente al jefe.

Tener una gran relación con tu jefe te trae muchos beneficios: un buen ambiente laboral, la posibilidad de destacarte en tu equipo de trabajo y ganar el acompañamiento de un mentor en tu crecimiento profesional. Para lograrlo es necesario que la comunicación, el cumplimiento, la proactividad y el orden sean parte constante de tu día a día laboral desde el primer día de trabajo.